8 pasos que debes seguir si has cometido un error en el trabajo

8 pasos que debes seguir si has cometido un error en el trabajo

«Aquel que no haya cometido un error en el trabajo, que tire su celular». Bueno, la frase original no es así y aunque es un poco dramática, tenemos que lanzar algo que sea de valor. ¡Vamos!, ya la piedra no tiene el mismo significado, nos daría igual.

En fin, somos humanos y la realidad es que erramos. El punto es que hay unos que son pequeños y si los cometemos se podrían arreglar sin ocasionar un caos. Pero hay otros, y es donde empezamos a rascarnos la cabeza, que podrían poner fin a nuestra relación laboral con la empresa o el cliente.

Al estar en esos zapatos, donde nadie quisiera estar, comienzas a preguntarte si es posible aliviar el golpe. Aquí, algunos pasos que podrían ayudarte a recuperarte, si has cometido un error en el trabajo, de esos que una vez hecho, quitan el sueño, ya sabes.

1. Mantente altivo ante el estrés

Cuidado con esto, la mayoría de las personas quedan desempleadas por ceder al estrés. Tres tipos de actitudes están relacionadas con este factor, por lo que debes mantenerte a raya de ellas: huir, culpar, comprometerse en detrimento propio.

El caer en cualquiera de estos patrones puede llevarte a perder tu empleo porque cometes errores ¿qué puedes hacer al respecto? Respira profundo, asume la responsabilidad, ordena tus ideas y pon un plan en marcha para controlar el estrés y solucionar la causa del mismo, si esto es posible.

Lee también: 4 tips para afrontar el miedo a cometer errores en el trabajo

2. Admite el error cuánto antes

Una de las acciones más recomendadas cuando se comete un error en el trabajo es admitirlo de forma inmediata. ¿Qué demuestras? Responsabilidad y humildad. Considera que al poner en alerta al equipo, todos trabajarán para resolverlo.

Después de que todo pase, haz un análisis del porqué ocurrió y qué aprendiste. Si lo compartes con tus colegas, en vez de juzgarte se sentirán agradecidos, ya sabrán cómo actuar si vuelve a ocurrir.

3. Responsabilizate de tus actos

Detente, antes de llevar a cabo este paso, lo primero que debes hacer es una evaluación realista de la situación, esto te ayudará a revisar tus pasos y otras circunstancias para determinar con exactitud la falla.

Este panorama es necesario para ofrecer soluciones adecuadas a la situación, y así aliviar los perjuicios causados. En ocasiones cuando se trata de un error «nuevo» este se puede tomar como practica de nuevos aprendizajes.

4. Haz acto de presencia

Haz acto de presencia si cometes un error en el trabajo

Siendo la vergüenza, la culpa y que toda la responsabilidad cae sobre tus hombros en este momento es normal que la primera palabra que viene a tu cabeza sea «¡huye!». La verdad, no es para nada conveniente que te coloques la manta de la invisibilidad. Las personas están evaluando tu comportamiento, y lo mejor que puedes hacer es asumir y tomar medidas para solventarlo.

5. Piensa qué podrías haber hecho de forma diferente

Puedes preguntarte para qué, si ya lo que está hecho está hecho y no hay vuelta atrás. Si lo pensamos así, tienes toda la razón. Sin embargo, el motivo de reflexionar sobre esta interrogante es que te brindará un punto de vista diferente, no para darte golpes de pecho, sino para saber cómo actuar la próxima vez.

Contarás con una estrategia y esto es una acción que debes tener bajo la manga. Replantear lo que se ha hecho o dejado de hacer te hará activar un pensamiento innovador. ¡No dejes perder esa oportunidad!

6. Aprende a cómo reaccionar

Nada como la gestión de las emociones y pensamientos para reaccionar de forma adecuada ante situaciones difíciles. Todo esto viene de la mano con el momento que tomas para calmarte, tiempo necesario para evitar empeorar las cosas.

La experiencia ha demostrado que respirar y relajarse para ordenar ideas ayuda a pensar con claridad y afina la ejecución de la maniobra a materializar.

7. Crea un plan de recuperación

La mejor forma de encarar un error es que tras pedir disculpas, tengas un plan en mente de recuperación. Proponlo y ejecútalo de forma inmediata. Ten siempre presente que tu puesto de trabajo está tambaleando a causa de una falla, la mejor forma es colocar un escudo de seguridad no una capa de invisibilidad.

Pensar con rapidez y accionar será tu salvación. En caso de no encontrar una solución pídele ayuda a tus colegas, dicen que dos cabezas piensan más que una.

8. Demuestra el «provecho potencial» del error

La mayoría de las equivocaciones traen consigo una información que se puede usar en beneficio de la empresa, para armar estrategias paralelas o reajustar las previas. Todo es cuestión de que el empleado sepa mover las fichas, no te escondas ni responsabilices a otros, en su lugar intenta demostrar como la empresa le puede sacar provecho.

Te podría interesar: 7 errores que cometes al trabajar desde casa

Cuando se comente un error grave en el trabajo, la autocrítica no sirve de mucho, suele hacerte detener en vez de colocar en una posición de aprendizaje y solución. Recuerda que nadie está exento de fallar, lo valioso aquí es que asumas la responsabilidad y actúes cuanto antes.

Deja un comentario