Aprende a responder preguntas incómodas en entrevistas de trabajo

Aprende a responder preguntas incómodas en entrevistas de trabajo

A menudo, las entrevistas de trabajo son comparadas con interrogatorios. ¿Y cómo no? Si en el tiempo que duran, los profesionales de Recursos Humanos están evaluándote y buscando fallas. Una de las mejores formas que tienen para hacerlo son las preguntas incómodas.

Ahora bien, para salir victorioso, debes cambiar tu percepción sobre las entrevistas laborales. En lugar de sentir que estás frente a un paradón, considera que estás ante una gran oportunidad para resaltar las habilidades profesionales que con tanto esmero has perfeccionado. Solo esto te dará la confianza que necesitas para superar las temidas preguntas incómodas. ¿Qué te parece si te revelamos cómo responder a estas interrogantes? Toma nota.

«Háblame de ti»

Esta es una de las preguntas más utilizadas para dar inicio a las entrevistas. Y, aunque parezca sencilla, la verdad es que no es tan fácil de responder. ¿A qué se debe? Bien, es bastante amplia y ambigua, por lo que la recomendación es que la respuesta se centre en tu carrera profesional. Incluso puedes estructurarla de la siguiente forma:

  1. Nombre e historial académico.
  2. Experiencia laboral.
  3. Habilidades y logros.
  4. Razón por la que has aplicado a la compañía.

Recuerda que esta es una introducción, y se supone que sea breve y rápida. Así, la información que reveles debe ser la más relevante para el puesto.

Lee también: entrevista

«¿Por qué estás buscando un nuevo trabajo?»

¡Espera! ¡No caigas en la trampa! Esta pregunta está diseñada para que los candidatos cuyo nivel de insatisfacción con su actual trabajo es alto, terminen por hablar mal de sus empleadores. Y si bien es cierto que esto no es del todo incorrecto, ya que se valora que seamos críticos, la entrevista laboral no es el mejor lugar para hacerlo. Esto puedes reservarlo para una conversación con amigos.

En ese sentido, considera una respuesta, mejor si así es como te sientes, orientada a cómo tu empleo actual no se preocupa por el crecimiento y superación de sus profesionales, algo que sí es fundamental para ti. En este caso, puedes decir que en tu trabajo actual no puedes aprender y progresar tanto como te gustaría.

«¿Cuáles son tus debilidades?»

¿Cuáles son tus debilidades?

«Ninguna». Responder de este modo es un craso error. Todo el mundo tiene debilidades e imperfectos. Sin embargo, cuando se trata de mencionarlas en una entrevista, debes ser cuidadoso. Piensa en una debilidad que no afecte de forma directa el trabajo que vas a desempeñar, o en algo que se pueda mejorar o eliminar con facilidad.

Así mismo, podrías comenzar tu respuesta con el recurso «No me siento cómodo…», de este modo, no estás diciendo que no puedes hacerlo y, además, sugieres que es algo que puedes mejorar. También es importante mencionar qué estás haciendo y qué harás en el futuro para solucionarlo.

«¿Podrías explicar las brechas en el historial laboral?»

Si en tu hoja de vida existen brechas, ten por seguro que esta será una de las preguntas incómodas a las que tendrás que enfrentarte en las entrevistas de trabajo. Nada de nervios, no has hecho nada malo, y cómo te dijimos, esto no es un interrogatorio, así que concéntrate y conviértelo en algo positivo.

¿Cómo lo haces? Esta puede ser la oportunidad perfecta para mencionar ese viaje al extranjero que hiciste para perfeccionar una segunda lengua, o la pausa que te tomaste para llevar al siguiente nivel tu carrera, con cursos profesionales. Eso sí, no digas mentiras, no funcionarán.

“¿Por qué deberíamos contratarte?»

Hay quienes sugieren responder esta pregunta siguiendo una fórmula de 3 razones. La primera es la alude a lo profesional, y es en la que debes asegurar al empleador que tienes el conocimiento y las habilidades para cumplir con las tareas relacionadas al cargo y, además, agregar valor a este.

La segunda razón es cultural, decir que estás interesado en los objetivos y los valores de la empresa porque están en consonancia con los tuyos y tu forma de vivir. En este punto es de gran ayuda mencionar lo que investigaste sobre la empresa, y expresar cuánto te gusta, admiras y estarías interesado a contribuir.

La tercera y última razón es personal. Incluido si eres un admirador de los productos, si siempre soñaste con trabajar en esa compañía o vivir en la zona donde se ubica.

Descubre: 8 preguntas difíciles, pero necesarias para hacerle a tu entrevistador

Las entrevistas de trabajo no son fáciles, pero si te preparas bien, no hay nada que pueda separarte de tu empleo soñado: ni siquiera esas molestas preguntas incómodas. Sigue nuestros consejos y cuéntanos cómo te va en tu próxima reunión virtual en WeRemote.

Deja un comentario