Ventajas y desventajas de las oficinas coworking

Ventajas y desventajas de las oficinas coworking

Trabajar desde casa es lo máximo. En eso estamos de acuerdo. El problema está cuando empezamos a sentirnos aislados del mundo. A tal punto que si salimos de casa el sol nos ciega, y somos sensibles al bullicio de la calle. Algo así como un neandertal que acaba de caer en Times Square.

Aunque este ejemplo podría resultar exagerado y poco realista, ¿no te has sentido así después de pasar mucho tiempo solo en casa? Apuesto a que sí. Allí, es cuando comenzamos a contemplar la posibilidad de asistir a una oficina coworking, en la que no solo cambiarás de aire, sino que podrás crear relaciones con personas con intereses similares a los tuyos. Veamos las ventajas y desventajas de las oficinas coworking.

Ventajas de las oficinas coworking

Ya te hemos adelantado algunas de las ventajas de este tipo de oficinas. Pero ahora te mostramos uno a uno sus beneficios.

Es más económico que alquilar una oficina propia

El alquiler de una oficina sobrepasa por mucho el de un coworking. Esto se debe a que, además del alquiler del sitio, dependiendo del contrato, es posible que también seas el responsable de los costos de los servicios básicos, la conexión a Internet, entre otros.

Los espacios de coworking nacieron, entre otras cosas, para reducir estos gastos. Por ello, es probable que solo debas hacer un pago al mes que te permita disfrutar de las comodidades dispuestas en estas oficinas.

También es posible que debas pagar un poco más para disfrutar de otros servicios. Sin embargo, considera que siempre será mucho más económico que una oficina propia.

Descubre: Top 7 de los mejores destinos para nómadas digitales

Las oficinas coworking ofrecen planes y horarios flexibles

Como dijimos, las oficinas compartidas suelen ofrecer sus servicios a través de planes. De este modo, puedes escoger el que se adapte más a ti, ya sea en función del precio, las áreas a utilizar, el horario (part-time, full-time) e incluso los días.

Incluso, hay espacios de coworking que ofrecen planes personalizados. Así las cosas, una vez que escojas el que más te guste, basta con preguntar si esto es posible y ¡ya está!

Podrás hacer networking

Sí, algunos detractores dirán que esto también puedes hacerlo desde casa. Sin embargo, cuando se trata de hacer networking, el cara a cara aún le gana a lo virtual. Por esta razón, las oficinas compartidas son ideales para crear o hacer crecer tu red de contactos.

Algunas, incluso, tienen recreos durante la jornada o propician actividades después de las horas laborales para que los integrantes tengan tiempo de conocerse y conectar. Es muy probable que encuentres a personas con valores, intereses y aspiraciones similares a las tuyas, y con las que puedas entablar una relación en la que se ayuden mutuamente.

No estarás en casa 24/7

«¿Espera? Yo elegí trabajar de casa, ¿por qué querría salir a una oficina?». Si estás comenzando a trabajar desde el hogar, puede que esta sea tu primera reacción. Pero los que llevamos en un tiempo en esto podemos decirte que lo necesitarás.

En casa las distracciones no faltan, ya sean los niños, las mascotas, los vecinos, las tareas domésticas e incluso el dormitorio que te llama, y te seduce para que dejes todo tirado. Además, está el temita del estrés y la ansiedad por estar todo el tiempo encerrado en casa. Así las cosas, un espacio de coworking puede ayudarte a contrarrestar todos estos males de trabajar desde casa.

Aprenderás (y te motivarás)

Ya escuchamos a los detractores de nuevo… diciendo que esto también puedes hacerlo en casa, pero no todos aprenden de la misma manera. Algunas personas aprenden viendo a otras o escuchando cómo hacen determinada tarea.

Así mismo, hay oficinas coworking que se toman en serio el aprendizaje y organizan talleres, seminarios, entre otros, en los que invitan a expertos. Lo que, como ya habrás supuesto, es otra gran oportunidad para hacer networking.

Contarás con un espacio profesional para recibir a los clientes

Ventajas de las oficinas coworking

La idea de contratar una oficina muchas veces nace de la necesidad de tener un lugar en el que recibir a los clientes. Por fortuna, un espacio de coworking ofrece esta posibilidad sin tener que dejarte una pequeña fortuna cada mes.

Además, considera que este tipo de oficinas suelen estar en buenas zonas, así como contar con áreas atractivas y de apariencia profesional, lo que tiene un peso considerable en la decisión del cliente.

Desventajas de las oficinas coworking

¡Ajá! ¿Y qué es aquello de lo que debes cuidarte en un coworking? Te lo mostramos a continuación.

Podrás encontrar algunas distracciones

«¿Pero qué me estás contando? Salgo de casa huyendo de ellas, ¿y aquí también las hay?». Sí, pero son otro tipo de distracciones. Por ello, es que este tipo de espacios no son para todos.

A algunos les funciona colocarse los auriculares o solicitar un espacio privado. Sin embargo, si te distraes con facilidad hablando con otros, esto podría ser un problema.

Tendrás que trasladarte

Esto se parece un poco a la razón por la que decidiste comenzar a trabajar desde la distancia. Pero considera que en este caso, puedes hacerlo cuando quieras y no cuando debas.

Ahora bien, es cierto que deberás salir de casa y hacer un viaje de ida y vuelta. La mayoría de las oficinas de coworking se encuentran en centros financieros, por esto de la imagen, ya sabes, y si vives lejos, el viaje y la gasolina o el pasaje no serán baratos.

Aunque las oficinas coworking no sean caras, tampoco son baratas

Si apenas inicias y tu presupuesto es limitado, puede que debas esperar un poco antes de contratar los servicios de un espacio de coworking. En su lugar, existen alternativas gratuitas como una biblioteca o una cafetería, que te permita cambiar de aire.

¿Privacidad? Muy poca

Puede que si debes atender una llamada «confidencial», no lo sea tanto, ya que los escritorios compartidos o las paredes finas harán que se filtre la información. Por ello, si este es tu día a día, considera quedarte en casa o alquilar tu propia oficina.

Tienes que adaptarte a las reglas y cultura del espacio

Así es, y con esto no solo nos referimos a las reglas que es posible que estén a la vista de todos en alguna cartelera o en un correo de bienvenida, sino a las reglas no escritas. Aquellas como que debes mantenerte en silencio mientras todos están concentrados trabajando, lo que podría ser un problema si de de verdad debes atender esa llamada. Así las cosas, considera si esto es un problema para ti, dado que es casa o en una oficina propia, eres tú quien pone las reglas.

Lee también: 9 consejos para crear tu oficina en casa

Las oficinas coworking pueden ser lo que tanto buscabas. Evalúa si son para ti con la lista de ventajas y desventajas que te hemos dejado. Además, si alguna vez has estado en una, ¡cuéntanos tu experiencia!

Deja un comentario