Sigue estos 4 consejos para una redacción publicitaria eficaz

Sigue estos 4 consejos para una redacción publicitaria eficaz

¿Cómo lograr una redacción publicitaria eficaz? Esta pregunta de seguro forma parte del día a día de muchos publicistas y copywriters entre los que es posible que te encuentres. ¿Y por qué no? Ya sea que lleves tiempo en la industria o recién empieces, siempre es importante buscar formas para mejorar tu trabajo.

Con este espíritu, hoy te traemos 4 consejos para una redacción publicitaria eficaz. Estos hacks parten de experimentados publicistas que saben que el conocimiento es un tesoro que hay que compartir; y hoy llegan a ti para que los utilices.

¡Ahora sí! Toma lápiz y papel que aquí empezamos.

1. Ten claro dónde y para quién escribes

Parce obvio, pero no mucha gente piensa en ello. Lo primero a tener en cuenta parar una redacción publicitaria eficaz es que hay una gran diferencia entre la redacción para productos impresos, audiovisuales y digitales. ¿En qué canal será presentado tu trabajo?

Cuando redactas un anuncio publicitario para un periódico, por ejemplo, hay pocas palabras y más imágenes que llamen la atención del cliente. Como se trata de un ambiente limitado, no compites con muchos factores distractores, mientras tanto, en una redacción para audiovisual (tipo guión), tienes que pensar más en imágenes. Se aplica el dicho «una imagen vale más que mil palabras».

Ahora, cuando escribes para un entorno digital, compites con varios factores distractores: páginas web, hipervínculos, imágenes, entre otros. Por ello, tu redacción debe evocar imágenes y no solo eso, sino que debe apelar a los sentimientos. La clave para que tu redacción destaque es que cause algo en el lector, que conecte con este a través de sus emociones.

Ya que las palabras son un gran medio de conexión con el público, también debes saber para quién escribes. Llegar a una persona de 40 años no requiere las mismas técnicas que si el mensaje va dirigido a un adolescente de 16. Una vez que tengas claro dónde escribes, podrás determinar qué recursos, estructura y tipo de lenguaje necesitarás para lograr tu objetivo.

Lee también: 5 libros sobre copywriting para vender más

2. Estructura bien tu mensaje

Estructura bien tu mensaje

Muchas veces cometemos el error de querer dar toda la información en el copy, pero no la ordenamos bien y puede generar confusión, aburrimiento e incluso pasar desapercibida. Hay que reconocerlo: el mundo de hoy está lleno de anuncios y es necesario buscar la manera de resaltar. ¿Qué me dirías, entonces, si te cuento que existe una fórmula para hacer un buen copy?

¡No estamos bromeando! Se trata de una estructura para que moldees tu mensaje y sea muchísimo más atractivo para tu audiencia:

Empatizar + Resolver + Demostrar + Opciones prácticas.

Con base en este modelo, lo primero que debes hacer a la hora de escribir un copy sobre un producto o servicio es llegar al público a través de un problema común. Trabajemos con un ejemplo.

“Encontrar un trabajo remoto y estable parece un mito de la nueva era. No solo requiere de una búsqueda que puede llegar a tomar días, sino que a veces, las empresas que ofrecen las vacantes no están certificadas”

Ahora, le damos una solución.

“En WeRemote queremos ayudarte a dar con tu trabajo ideal de manera segura”.

Demostrar: ¿Cómo lo haces?

“X empresas certificadas en toda hispanoamérica confían en nuestro banco de profesionales para hacer las mejores contrataciones”

Finalmente, ofrece opciones prácticas o un llamado a la acción.

“Trabaja desde casa y logra tu estabilidad laboral deseada con nosotros. Revisa nuestra bolsa laboral o inscríbete en nuestra base de datos completamente gratis. Descubre cómo hacerlo en www.weremote.net

Y así tenemos un copy que sirve, por ejemplo, para un anuncio en redes sociales. Todo está en seguir la estructura antes indicada.

3. Utiliza verbos de acción y palabras llamativas

Como mencionamos antes, una redacción publicitaria eficaz logra que la gente se interese en tu producto y que conecte con este. Una de las técnicas más usadas es apelar a las sensaciones. ¿Cómo lograrlo con solo usar palabras?

En realidad, existe esa posibilidad. Tú puedes lograr que la gente perciba tu producto o servicio solo usando las expresiones y palabras adecuadas. Trata de llamar su atención con palabras poderosas como «Increíble», «sorprendente», «maravilloso», «impactante», «conmovedor«, entre otros. Si estas palabras se encuentran en el titular (de forma no agresiva), incrementarán las posibilidades de que el cliente se quede leyendo tu texto.

Una vez que hayas escrito el borrador con la estructura del consejo anterior, piensa en cómo puedes mejorar esa redacción. ¿Qué palabras pueden ser reemplazadas por unas más poderosas? Ten en cuenta que puedes usar palabras poderosas en el titular y el cuerpo del texto, pero también como palabras clave.

4. Piensa en SEO

Y eso nos lleva al siguiente punto. ¿Palabras clave? En resumidas cuentas, son palabras o frases con las cuales la gente puede hallar tu artículo en el basto océano de información de internet. Mientras más acertadas y precisas sean estas, tendrás más opciones de que tu contenido sea mejor posicionado en Google.

Las palabras claves son parte de las técnicas de SEO on Page (te lo explicamos aquí) más usadas y de las más beneficiosas. Mientras redactas tu artículo, no olvides incluirlas de forma orgánica en tu texto para que este tenga más valor para Google.

De la misma forma, piensa dónde podrías incluir links externos e internos (linkbuilding) y como hacer que esa información aporte o complemente a la tuya. Recuerda que no es solo poner por poner hipervínculos.

Si sigues estos consejos y los adaptas a tu producto o servicio, verás como tu redacción publicitaria mejora. Poco a poco, a medida que adquieras más experiencia, encontrarás tus propios hacks. Además, también puedes preguntarles a tus colegas qué les funciona a ellos para que sus contenidos tengan visitas.

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad, y sobre todo, que puedas poner en práctica lo que has aprendido. Por ahora solo nos queda despedirnos y, como siempre, desearte buena suerte, marquetero.

Deja un comentario