6 señales de que deberías ser tu propio jefe

6 señales de que deberías ser tu propio jefe

Te encuentras un día más en el trabajo, sin que tomen en cuenta tus ideas y sin motivación alguna, pero con ganas de ser independiente y desarrollar tus habilidades. ¿Te sientes identificado? Podrías necesitar un cambio ahora mismo, uno que te dé la oportunidad de llegar lejos y disfrutar de tu trabajo sin depender de la aprobación de alguien más. Quizá esta es una de las señales de que deberías ser tu propio jefe.

Deja atrás todo lo que te estanca y hazle caso a lo que dicta tu corazón. De esta manera podrás cumplir tus metas y sueños, ya que, aunque sea complicado o lento, es posible que tengas mejores resultados que ahora y sin duda serás feliz. Si aún no estás seguro de dar el paso, aquí te mostramos 6 señales de que deberías ser tu propio jefe y cumplir tus sueños.

1. Quieres emprender nuevos caminos

¿Llevas meses o años deseando tener un tiempo libre para desarrollar una idea? Si tus horarios y rutina laboral no te dan la oportunidad para explorar otros caminos, puede ser una señal para ir hacia otro rumbo, y aunque es complicado dejar atrás un trabajo en el que ya estás familiarizado, mientras más esperes, será más cansado, debido a nuevas responsabilidades o falta de energía.

Ya sea que quieras crear un negocio familiar, independiente, con tu pareja, amigos, o ser freelancer, ofreciendo servicios de diseño, redacción, creando una marca personal, siendo un artista independiente, u otros, lo importante es empezar. Puedes iniciar las bases de tu idea e ir desarrollándola mientras continúas por un tiempo en el mismo trabajo. Es importante que diseñes un plan sólido, por cualquier eventualidad.

2. Te sientes estancado

Ya no sabes por donde continuar, no hayas el camino correcto para mejorar. Esta es una de las señales más recurrentes que gritan: «Sé tu propio jefe». Y puede presentarse al haber estado un tiempo considerable realizando tareas que no llenan tus expectativas, no te interesan o solo haces por el simple hecho de sobrevivir. Además, lo único que quieres es hacer algo que te guste y en donde seas capaz de sobresalir.

Según un estudio de Oracle y Workplace Intelligence, empresas de investigación y asesoramiento en Recursos Humanos, realizado con 14 000 empleados de 13 países en 2021, «el 70 % asegura que el hecho de haber sentido que su carrera profesional se había estancado ha repercutido negativamente en su vida personal, además de causarle más estrés y ansiedad (un 40 %), hacerle sentir atrapado personalmente (un 29 %) y desvinculado de su vida (un 27 %)».

El sentirse estancado puede orillarte a la falta de motivación e incluso depresión. No dejes que llegue a ti.

Hecha un vistazo: 5 consejos para cuidar de tu salud mientras trabajas en casa

3. Deseas independencia financiera

Deseas independencia financiera

Puede que tengas un sueldo base, pero sientes que ya no te hace feliz; deseas que vaya acorde a tus habilidades y disfrutarlo con libertad.

Siendo tu propio jefe podrás cosechar varias entradas de dinero. Eso sí, no es por arte de magia. Deberás asesorarte con un experto y considerar que los primeros meses podrán llenarte de incertidumbre y dudas, pero si lo vemos por un lado positivo, estarás experimentando algo diferente y haciendo realidad tu idea, algo que es probable que nunca habías hecho. A veces hay que arriesgar para ganar.

4. Anhelas identificarte en tu trabajo

Otra señal importante por la que deberías ser tu propio jefe: Tu identidad ya no coincide con tu trabajo. Es vital que te sientas parte de un equipo de trabajo o lugar, ya que esto te ayudará a avanzar, tejer relaciones y compartir las mismas ideas y filosofías de tu entorno laboral. Cuando esto ya no es frecuente, sientes que ya no eres parte ello, estas incómodo y lo único que deseas es un cambio.

Además, el ambiente laboral ya no es el que deseas, ya que con frecuencia te encuentras involucrado en discusiones, situaciones tóxicas y te envuelves en una atmósfera asfixiante que, con el paso del tiempo, va alejándote de algunos de tus objetivos: superación personal y disfrutar del trabajo. Por eso ser tu propio jefe podría contrarrestar estas malas experiencias.

Descubre: 5 beneficios para tener una marca personal como freelancer

5. Quieres seguir aprendiendo

¿Sientes que ya no estás obteniendo ningún aprendizaje y te estancas en los mismos procedimientos? Necesitas alimentar a tu mente. La capacitación y el aprendizaje constante dentro del ambiente laboral es importante para el crecimiento de todas las personas involucradas, pero muchas veces se ve estancada debido a la gran carga de trabajo, recorte de presupuestos, mala comunicación organizacional y procedimientos hacia el capital humano.

Al convertirte en tu propio jefe podrás seguir aprendiendo a la hora y en la plataforma que desees, incluso en áreas que nunca habías experimentado. Obtener información fuera de tu zona de confort o área de experiencia puede brindarte mejores oportunidades laborales a futuro.

6. Confías en tus habilidades

¿Eres experto en un área y quieres emprender o ser freelancer en ello? De ser así, debes confiar y estar seguro de tus habilidades para comenzar esta nueva etapa.

Esto te facilitará el comienzo, ya que te dará el impulso que necesitas. Además, en caso de crear un negocio propio y necesitar un equipo de trabajo, podrás ser un buen líder y guiarlos de la mejor manera. Por eso es beneficioso saber un poco de todo, ya que al momento de delegar tareas por área podrás comprender los procesos de cada una.

¿Coincides con varios puntos de la lista? Entonces, considera estas señales de que deberías ser tu propio jefe, de este modo, podrás empezar un nuevo camino de posibilidades y ¡realización máxima en tu vida laboral!

Mariestela Galaz

Graduada en Técnicas y Ciencias de la Comunicación por la Universidad Interamericana para el Desarrollo (México) en el año 2021. Cuenta con 3 años de experiencia en el área de escritura (guionismo y blogging independiente), y realización para productos audiovisuales, gracias a cursos y diplomados en fotografía y producción audiovisual en el Centro Iberoamericano de Estudios de Foto y Cine, así como otras instituciones, productoras independientes y proyectos (cortometrajes, documentales, reels actorales, etc), en los que ha participado como directora, guionista, asistente de fotografía y arte. Además, en 2020 creó el proyecto “Siempre hay un 2do Camino” (prevención del suicidio y salud mental) en el que se desempeñó como coordinadora y creadora de contenido para redes sociales. Actualmente se dedica a la producción audiovisual, redacción de contenido para blogs y redes sociales. Entre sus hobbies, se encuentran la danza urbana y escribir reseñas de películas.

Deja un comentario