5 tipos de clientes que debes evitar a toda costa

5 tipos de clientes que debes evitar a toda costa

Todas las personas tenemos nuestras cualidades y defectos, eso no se discute. Sin embargo, hay clientes que suelen retrasar todo porque toman actitudes que no son sanas para las relaciones laborales. Como no queremos que tu trabajo se convierta en una pesadilla, te traemos los 5 tipos de clientes que debes evitar a toda costa. 

En el mundo laboral, se conoce mucho la frase de cajón: «El cliente siempre tiene la razón», pero ¿qué sucede cuando el usuario definitivamente no tiene la razón? Con esta lista de clientes que debes evitar, podrás ahorrarte mucho tiempo y esfuerzo en proyectos que no irán a ninguna parte. 

1. El cliente indeciso 

A pesar de que, al final, pueden tomar la decisión de adquirir tus servicios, son un desgaste de tiempo y empeño. Suelen caracterizarse porque cambian de opinión a cada rato y suelen contradecirse todo el tiempo. No tienen una idea clara de lo que desean desde el principio y pueden aceptar todas tus sugerencias sin mantener una línea clara.

Puede que al comienzo, todo sea perfecto, y no estén en desacuerdo con las ideas que tú ofrezcas. Sin embargo, con el paso de los días, es posible que cambien de idea, o aumenten sus exigencias en un corto periodo de tiempo. ¿Consecuencia? Un proceso interminable y tedioso.

Para evitarlos, establece desde el comienzo las condiciones de entrega, todo lo que vas a entregar, posibles garantías, fechas y datos que consideres importantes. Incluso, cualquier sugerencia o decisión tomada, pídele al cliente que la deje por escrito

Conoce: 5 estrategias para tratar con clientes difíciles

2. El cliente de los «secretos»

Si no tienes instrucciones claras desde el comienzo y ni siquiera te cuenta los datos básicos completos que necesitas para iniciar con tu trabajo, ¡corre! Este tipo de persona es experta en ocultar información importante y no sabemos la razón precisa. Sin embargo, sea la causa que sea, no es recomendable trabajar así. 

Así como puede usar tu trabajo con fines ilegales, puede que se trate de falta de confianza. Sea como sea, desde el inicio te sentirás perdido, sin el apoyo ni la dirección de quien te contrató, incluso sin el material completo para construir una estrategia bien formulada. ¡Mejor continúa con el siguiente! 

3. El cliente confusión 

El cliente confusión 

Este tipo de clientes se caracteriza porque no sabe nada sobre el mundo donde tú eres experto, y es obvio porque para eso fue que te contrató, y aún así quieren decirte cómo hacer tu trabajo. Lo más grave es cuando, a pesar de todas las instrucciones erróneas que te ha dado, espera algo de excelente calidad. 

Como no lo obtiene, comienza a dar críticas negativas y que poco ayudan con el óptimo desarrollo del proyecto. No importará lo que hagas ni cómo lo hagas, siempre estará inconforme con el resultado. Podemos sacar partido de estos clientes cuando apenas estás iniciando, pues son expertos en detallar todos los errores, y hasta ideas creativas podemos obtener, pero con el tiempo, agrégalos a los tipos de clientes que debes evitar. 

4. El cliente tacaño

¡Ya lo dijimos todo en el subtítulo! Tacaño. Son los clientes que te presentan la idea más maravillosa de toda la Tierra, pero no tocan en ningún momento el tema del presupuesto que tienen guardado para tantas maravillas. En cuanto una persona comienza a recalcular y a negociar el valor que tú has dado por tu trabajo, ¡sal de ahí!

Hay dos tipos de clientes tacaños: quienes tienen una expectativa enorme y buscan un trabajo de alta calidad, pero su pago no está en el mismo nivel. O quienes buscan un trabajo aceptable porque lo único que les importa es conseguir el precio más bajo del mercado. Huye de cualquiera de los dos.

5. El controlador obsesivo

La confianza hace parte de la base de cualquier relación, incluso en las relaciones profesionales. Sin confianza, todo el ambiente se resume en una palabra: «tóxico». ¿Quieres trabajar en un ambiente tóxico? Si tu respuesta es no, mantente a kilómetros de este tipo de clientes. Ellos se caracterizan por comportarse como si en la vida no tuvieran absolutamente nada más que hacer. 

Algunas de las acciones que puede tomar son: te manda un montón de mensajes «urgentes» cuando no los son, necesita saber cada uno de los movimientos 24/7, te hará llamadas y mensajes incluso en tus espacios de descanso, te solicitará actualizaciones y reportes sobre el proyecto todo el tiempo, e incluso te hará reclamos sobre por qué no has adelantado más.

Para manejarlos, haz un horario donde especifiques tus «horarios de atención» y un cronograma donde muestres cada cuánto harás entregas de adelantos y qué entregarás en cada uno.

Lee: Consejos para construir relaciones sólidas y duraderas con los clientes

Es verdad que podemos aprender algo de cada una de las personas y de los contextos difíciles. Sin embargo, todos debemos colocar límites y estos usuarios son expertos en cruzarlos. Por eso, hemos reunido los 5 tipos de clientes que debes evitar a toda costa para guardarte de cualquier mala experiencia. 

No podremos guardarte de todas, pero sí algunas que pueden costarte tiempo con tu familia, tu salud mental o tus ganas de seguir adelante con tus sueños. Si te has topado con cualquier otro tipo de cliente que debes evitar, escríbelo en la caja de comentarios. 

Viviana Benavides

Graduada de Comunicación Social y Periodismo en la universidad Jorge Tadeo Lozano de Bogotá en el año 2020. Inició en el mundo del periodismo cubriendo el Plebiscito realizado en 2016, participó en la activación de la revista universitaria digital La Brújula como correctora de estilo e hizo parte del equipo de radio digital Óyeme UJTL. En el año 2019, fue ponente en el XIl foro de análisis de coyuntura "Moción Censura: Verdades Ocultas" y durante los primeros meses de cuarentena, realizó un programa de radio digital Encuarentados Radio. Tiene experiencia en redacción enfocada en redes sociales como Facebook y Twitter, y actualmente se encuentra cursando estudios autónomos en Google y Meta Ads, Copywriting y escritura creativa.

Deja un comentario