5 consejos para hacer un currículum de ventas

5 consejos para hacer un currículum de ventas

¿Has pensado que para trabajar en el sector comercial lo primero que tienes que vender es a ti mismo? Resulta que la búsqueda de trabajo es una compra/venta de talento y para llegar al cierre, debes comenzar por hacer un currículum de ventas excepcional. ¿Te ayudamos?

Como en cualquier venta, tu tarea es comunicar de la mejor manera por qué eres la solución que una determinada empresa necesita para ocupar una vacante. A través de tu currículum debes informar cómo tus conocimientos, habilidades y experiencia traerán beneficios a quién te contrate. En un mundo tan competitivo, hacerlo bien te dará un ventaja clave. Para eso te traemos 5 consejos que harán esta tarea mucho más fácil.

1. Revisa la oferta en detalle y adapta tu currículum de ventas a ella

Es probable que este consejo te parezca una frase de cajón o que no sea novedoso en absoluto para ti. Sin embargo, no podemos dejar de incluirlo en este listado, porque es fundamental. La oferta siempre te da las pautas para la elaboración de tu currículum.

Las descripciones del cargo y de la empresa te van a informar sobre las competencias, valores y conocimientos requeridos para la vacante. Si tomas nota, podrás ajustar tu currículum de ventas con esos criterios específicos, palabras claves, y detalles que impactarán positivamente en los reclutadores.

Lee también: 7 consejos para que tu currículum supere los sistemas ATS

2. Redacta un perfil o resumen vendedor

¿Reconoces la situación en la que una venta se pierde porque el discurso o pitch inicial no cautivó al consumidor? Pues bien, ¡qué no te pase con tu currículum de ventas! 

Redacta un perfil corto (3 o 4 líneas), pero contundente. Concéntrate en escribir lo que puedes ofrecer y en mostrar cómo la empresa se beneficiará al contratarte. No es un espacio para hablar de expectativas ni contar todo tu pasado laboral. El punto en este apartado es captar la atención del reclutador y motivarlo a seguir leyendo. Te damos un ejemplo:

Representante de ventas con 3 años de experiencia trabajando con negocios B2B. Soy una persona orientada al logro, con metas alcanzadas al 100 % en todas las campañas en las que colaborado y altos estándares de fidelización de clientes. Me he desempeñado comercialmente en el sector hotelero y de construcción.

Si no tienes experiencia, acá va tu ejemplo:

Administradora de empresas con estudios de gestión comercial y servicio al cliente. Apasionada por las ventas y con orientación al logro. Cuento con excelentes habilidades de comunicación, manejo del tiempo y organización. Soy empática, persistente y colaborativa.

3. Destaca con tus habilidades

Destaca con tus habilidades

Las habilidades que incluyas en tu currículum de ventas pueden hacer una gran diferencia con respecto a otros candidatos. Piensa en aquellas competencias y destrezas que te hacen buen vendedor, trabajador, persona y, sobre todo, que te dan la posibilidad de contribuir a una determinada empresa y darle beneficios.

Te damos una mano con un listado básico, pero recuerda que no debes usarlo como camisa de fuerza o lista de chequeo. El propósito es que encuentes tu factor diferenciador.

  • Manejo/conocimiento de producto
  • Conocimiento del sector
  • Retención de clientes
  • Adquisición de clientes
  • Pensamiento estratégico
  • Empatía
  • Formulación de metas
  • Análisis de datos
  • Comunicación efectiva
  • Atención al detalle
  • Manejo del tiempo
  • Motivación

4. Un currículum de ventas es sobre resultados

Es probable que en el campo de las ventas, más que en cualquier otro, los resultados sean el principal indicador de valor en un candidato. Es así de básico: un vendedor debe generar buenos resultados para el negocio, pues las ventas son lo que hace crecer una empresa.

En ese sentido, el apartado de la experiencia laboral debe estar enfocado en los resultados que has obtenido en tus trabajos previos. La ventaja es que, en ventas, es fácil mostrar con números tus logros: «Vendí 100 % del producto asignado», «Aumenté el 10 % los clientes», «Realicé ventas por X dólares mensuales, en promedio», por ejemplo.

Trata de ser específico en tus resultados, y apunta hacia lo que sea útil para la oferta del caso. Da ejemplos concretos y menciona clientes, campañas o empresas. Deja claro a quién y cuánto vendiste. Ten cuidado de no violar ninguna norma de confidencialidad.

Si no tienes experiencia específica en ventas, encuentra logros que puedan asociarse al campo comercial: creación de bases de datos o CRM, coordinación de equipos, servicio al cliente, u otros. Si careces de experiencia laboral en general, enfócate en logros académicos o extracurriculares asociados a las ventas y, en particular, a la oferta. También puedes enumerar tus estudios en detalle.

5. Cuida la redacción y usa palabras clave

Cerramos con algo tan obvio y al mismo tiempo tan importante como el primer consejo: asegúrate de que tu currículum de ventas esté bien escrito. Recuerda que es tu carta de presentación y que la primera impresión es muy importante. Toma el tiempo de revisar la redacción, ortografía y contenido en general (que nada sobre ni falte).

En cuanto a las palabras claves, funciona la misma lógica de la primera impresión. La diferencia está en que no es una persona sino un sistema (ATS) el que hará la validación y te dará el pase o te sacará del concurso. Cuando usas palabras claves (tomadas de la misma oferta), aumentas tus posibilidad de superar ese primer filtro.

Descubre: 9 palabras que nunca debes incluir en tu currículum

Si tu trabajo es vender, comienza por venderte a ti mismo

Tu currículum vitae es la herramienta para contarle a los reclutadores quién eres. Es el vehículo para hablar de ti mismo, de tus capacidades, logros y metas. Te permite hablar de cómo otros se han beneficiado al contratarte, de cómo has aportado y cómo con tu formación y la experiencia te has hecho cada día un mejor vendedor.

Ahora, suponiendo que vendes alimentos congelados sin persevantes, ¿no sería lo mismo hablar de los ingredientes y procesos con que están hechos, o contar cuántos problemas de salud y de tiempo ha resuelto tu producto para otros consumidores y cómo han evolucionado tu planta de producción y los proveedores de insumos, para tener un producto de mayor calidad con el paso del tiempo?

Pues bien, como todo buen vendedor debes tener claras las cualidades y beneficios de tu producto. Y en este caso, tu producto principal eres tú. Debes estar preparado para las críticas y rechazos, pero debes persistir. El currículum de ventas no es un documento definitivo e inmodificable. Todo lo contrario, es un documento vivo que se alimenta de lo que eres, de todo lo bueno que hay en ti.

Laura Rojas

Graduada en Literatura por la Universidad de Los Andes (Bogotá, Colombia), en 2005. Es magister en comunicación pública y especialista en periodismo, ha realizado cursos de corrección de estilo y redacción de copies, y se capacita y actualiza constantemente en tendencias de marketing. Lleva más de 10 años generando contenidos y desarrollando estrategias de comunicación, para todo tipo de organizaciones. Es coautora de 2 antologías de cuentos, emprendedora y tiene experiencia en ventas.

Deja un comentario