6 consejos para superar el rechazo laboral

6 consejos para superar el rechazo laboral

Hay quienes comparan el rechazo laboral con ser golpeado por un montón de ladrillos. Pero no hablamos de cualquier ladrillo, sino los de la pared que construiste a base de conocimiento, experiencia y habilidades, y que sientes que caen uno a uno sobre ti.

Es normal que después de esta tragedia te veas a ti mismo en el suelo, deprimido y vulnerable, decepcionado y con la confianza rota. Sin embargo, debes saber que este no es momento para la autocompasión. Por el contrario, afronta la situación con resiliencia. Aquí, 6 consejos para superar el rechazo laboral.

1. Cambia tu perspectiva sobre el rechazo

Nuestra primera reacción ante el rechazo suele ser negativa, ¿y cómo culparnos? Si incluso el cerebro nos sabotea al prestar más atención a las desventuras que, a las venturas. Así, es normal que recibir un «no» se convierta en todo un evento, y sea la razón por la que el desánimo se apodera de cada fibra del cuerpo.

Ahora bien, aunque hayamos pintado un panorama bastante negro, con todo esto del cerebro y sus inclinaciones naturales, debes saber que si lo deseas, puedes ir en contra. Cambia tu perspectiva, a veces el rechazo laboral no se trata de que tu currículum no era bueno, sino de que la empresa decidió hacer una contratación interna o detener por completo los procesos de adquisición de talento.

Y aunque sea cierto que fuiste rechazado porque no eras el mejor candidato, procura no caer en generalizaciones y pensar que eres «malo» para todos los trabajos en la faz de la Tierra. En su lugar, tómalo como una oportunidad para hacerlo mejor la próxima vez.

Lee también: ¿Desempleado? 4 secretos para encontrar un trabajo remoto

2. Recuerda que el rechazo también es parte del proceso

A menudo nos lanzamos a los procesos de selección con la mente puesta en que lo vamos a conseguir y esto no esta mal, ¡para nada! El problema aparece cuando nos rechazan y no podemos comprender que esto también es parte del proceso.

Cuando entendemos que es una posibilidad, pero damos lo mejor de nosotros y aún así nos rechazan, no solo te haces más fuerte mentalmente, sino que se despliegan ante ti un abanico de nuevas oportunidades que antes, por estar en el piso debajo de la pared de ladrillos, no puedes ver.

3. Analiza la situación, pero no de forma obsesiva

Analiza la situación, pero no de forma obsesiva

Tu mente es un hervidero de actividad. Te preguntas una y otra vez qué podrías haber hecho diferente, mientras tu mirada se pierde en el horizonte y no hay otra cosa en la que pienses. Por lo que más quieras, ¡no caigas en este estado! Hacerlo te mantiene atrapado en el pasado e impide que sigas adelante. En ese sentido, ataja los remordimientos y comienza a actuar. Lo que nos lleva al siguiente consejo…

4. Solicita un feedback detallado al reclutador

Parte de superar el rechazo laboral está en saber qué fue lo que sucedió y a partir de allí, aprender. Por ello, es de suma importancia que solicites y escuches con atención los comentarios del reclutador. De este modo, podrás tener una visión clara de por qué no eras el candidato adecuado o, en su defecto, si el proceso de selección cambió de dirección o fue interrumpido. Analiza la situación y con resiliencia, afronta lo que viene.

¿Te resulta un poco incómodo? Deja a un lado este sentir, y pregúntale al reclutador cómo puedes mejorar para el futuro. Este feedback se solicita con más frecuencia de lo que se cree y es vital para que te conviertas en un candidato más fuerte.

5. Desarrolla tu autoestima laboral

Un rechazo laboral es un buen momento para dejar de minimizar tus logros y sentirte fracasado. En cambio, haz una lista en la que lleves un registro de lo que has logrado, las contribuciones que has hecho e incluso esos momentos claves en los que has superado un obstáculo de trascendencia para la empresa.

También recuerda cuando te convertiste en el líder que la situación ameritaba, cuando encontraste nuevos clientes que aumentaron el volumen de negocio y más. Reconocer tus fortalezas y capacidades puede hacer que te levantes del piso y dejes los ladrillos atrás.

6. Redefine tu búsqueda de empleo

Después de analizar los comentarios del reclutador y evaluar tu competencias, puede que te hayas dado cuenta de que, en realidad, el puesto no era para ti. Vuelve a revisar la postulación, con cabeza fría, y si descubres cosas que no te entusiasman es posible que el reclutador también lo haya notado.

En ese sentido, utiliza esta experiencia y redefine tu búsqueda de empleo; fíjate en ofertas cuyas palabras claves tengan una mayor consonancia con lo que ambiciosas y aspiras, si el título del trabajo concuerda con tu conocimiento y experiencia, entre otros.

Descubre: Hábitos para mejorar tu búsqueda de trabajo remoto, respaldados por la ciencia

Es normal sentirse decepcionado, y muchas otras cosas, cuando eres rechazado por un trabajo. Sin embargo, no te lo tomes a título personal, así como te pasó a ti, le pasó a muchos y era esto o ser contratado y sucede que en este momento no se dio. Cambia tu perspectiva, analiza la situación, pide un feedback y vuelve a intentarlo, esta vez mucho más fuerte.

Deja un comentario