Bloqueo creativo: qué es, técnicas y consejos para superarlo

Bloqueo creativo: qué es, técnicas y consejos para superarlo

En algunas películas, los músicos, poetas y grandes genios tienen ideas como si no costara nada. Esa imagen ha destruido la moral de muchos creativos, porque a veces para que llegue la musa se necesita un esfuerzo. En este post vamos a mostrarte que un bloqueo creativo es algo bastante común, y que existen muchas herramientas para superarlo.

¿Qué es un bloqueo creativo?

No existe una definición exacta ni unívoca de qué es un bloqueo creativo, pero podemos decir que es algo que te hace sentir incapaz de crear nuevas ideas. Si en tu profesión la creatividad es necesaria y algo cotidiano, es normal que sientas que ya has agotado toda tu musa y no serás capaz de crear algo nuevo.

Tipos de bloqueos creativos

Sabemos que existen muchas herramientas que pueden ayudar a salir de ese pozo. Pero primero tenemos que entender que el bloqueo puede ser de distintos tipos. Saber qué tipo de bloqueo es el que tienes y cuál es la causa será fundamental para buscar una forma de romperlo.

Bloqueos cognoscitivos

Se producen cuando tenemos algún sesgo o limitación cognoscitiva. Pero, ¿qué es un sesgo cognitivo? Muchas veces cuando tenemos que tomar decisiones no lo hacemos tomando en cuenta solo factores lógicos y racionales, sino que nos basamos en experiencias pasadas, o peor: en prejuicios. Esta forma de resolver situaciones nos pueden llevar a tomar decisiones erroneas.

Algunos ejemplos de sesgos cognitivos son los siguientes:

  • Sesgo de confirmación (cuando solo busco información que confirme lo que estoy pensando o algo en lo que creo).
  • Sesgo de anclaje (tomas decesiones teniendo en cuenta solo la primera información que recibiste).
  • Sesgo de observación selectiva (diriges tu atención a algo en función de tus expectativas, como cuando las embarazadas ven un montón de embarazadas por la calle).
  • Efecto halo (es lo que hace que la primera impresión sea tan importante y que si alguien nos cayó bien en los primeros segundos, no podamos ver ningún aspecto negativo en esa persona).

Estos sesgos provocan trabas para percibir o aceptar nuevos elementos, conceptos e ideas cuando nos enfrentamos a un problema o un desafío. En todo trabajo creativo hay que estar dispuesto a aceptar las ideas de otros y estar atentos a alternativas inesperadas, nunca sabemos de dónde vendrá la mejor solución.

Bloqueos personales

En el caso anterior se trataba de dificultades intelectuales, en este caso son las limitaciones emocionales que se transforman en obstáculos para el proceso creativo. Están relacionados con nuestros estados emocionales y con cómo nos sentimos.

Hay escritores que escriben mejor cuando están tristes porque se conectan mejor con los sentimientos, otros que si están deprimidos ni siquiera pueden sentarse a escribir. Si estamos atravesando problemas personales será difícil concentrarse en un proyecto nuevo para el cuál tenemos que pensar soluciones creativas, e insistir, tal vez, solo empeore tu estado emocional y no logres más que empantanarte, por lo que un buen consejo sería no sobreexigirte y darte tu tiempo.

Bloqueos culturales

Son los que están relacionados con el contexto que nos rodea. Se asocian a una educación rígida, a mandatos familiares y reglas culturales que nos impiden imaginar caminos diferentes.

Conocer nuevas personas y culturas, y leer sobre la vida de aquellos que admiramos y que se dedicaban a trabajos similares o iguales al nuestro, pueden ser formas de romper esos patrones culturales.

Técnicas para superar un bloqueo creativo

Técnicas para superar un bloqueo creativo

Ahora que ya sabemos qué es un bloqueo creativo y de qué tipo puede ser, veamos qué herramientas usar para superarlo.

Hacer brainstorming

El brainstorming, o lluvia de ideas, es una de las técnicas más conocidas para promover la creatividad, pero no siempre se aplica de forma correcta.

El brainstorming implica que un grupo de personas propongan la mayor cantidad de ideas posibles en un tiempo determinado. Y existe una regla: no se puede criticar ni rechazar ninguna idea.

Los participantes deben proponer ideas libremente, sin importar si son lógicas o aplicables. Se entiende que de cualquier idea puede derivarse una nueva idea y así llegar a las mejores alternativas y soluciones.

Las primeras ideas son las más obvias, entonces es necesario que surjan muchas ideas para que aparezca el pensamiento creativo y surjan alternativas no lógicas. En ese momento se comenzarán a modificar y adaptar ideas que otros habían propuestos; cuidado: no a criticar ideas, sino a proponer nuevas a partir de las anteriores.

6 sombreros para pensar

Esta técnica fue creada por Edward de Bono y propone que cada participante use un sombrero de un color diferente. El color indica el tipo de pensamiento que debe tener esa persona, de esa forma se tendrán 6 miradas sobre un mismo problema o proyecto.

  • El sombrero blanco muestra un punto de vista objetivo y lógico.
  • El sombrero negro presentará el pensamiento crítico, buscará las formas en que algo podría salir mal.
  • El verde expresa el pensamiento lateral, tienes que proponer innovación y animarte a generar otras ideas.
  • El rojo es pasional y tiene que hablar desde el corazón, pero también entender los sentimientos de los demás.
  • El sombrero amarillo debe ser lógico pero positivo, buscar oportunidades donde otros ven crisis.
  • Y el azul debe buscar equilibro entre los otros 5.

Mapa mental

El mapa mental permite visualizar la conexión de las distintas ideas. Consiste en colocar la idea principal en el centro de una hoja y a partir de allí se irán ramificando los conceptos y las ideas, como si fuera un árbol. A través de distintas líneas se dará una jerarquía y una conexión.

Scamper

Scamper es un método similar a la lluvia de ideas, pero en el que se realizan preguntas desde 7 enfoques diferentes para entender cómo se podría mejorar el proceso de creación de un producto o servicio. Se analiza qué se puede sustituir, modificar o eliminar. Las preguntas que se hacen generan ideas que luego se deben filtrar para rescatar las que son viables.

Asociación de universos

Muchas veces las soluciones vienen de universos que parecen no tener relación con nuestro trabajo. Por ejemplo, las pequeñas bodegas de vinos en un momento estaban dejando de ser rentables y encontraron una alternativa viable usando ideas del sector turístico; comenzaron a ofrecer tours y alojamiento entre sus viñedos.

Piensa en otros profesionales o empresas que hayan tenido que enfrentar problemas similares a los tuyos y cómo los resolvieron. O al revés, que tenían problemas y los resolvieron usando una propuesta similar a la que tu idea puede solucionar. La intención de esta técnica es buscar dos conceptos que no están relacionados entre sí, y tratar de conectarlos. Esto nos exigirá usar la creatividad.

En el caso de bloqueos creativos lo puedes usar de una forma muy sencilla, escribe dos palabras elegidas aleatoriamente en un libro y después escribe una historia que incluya esas dos palabras.

Consejos para romper el bloqueo creativo

Consejos para romper el bloqueo creativo

Más allá de las técnicas puntuales, existen muchas cosas que podemos hacer en nuestro día a día y que nos ayudan a evitar y a romper los bloqueos. Aquí te dejo algunos consejos que te vendrán muy bien.

Empezar con algo chico

He dictado algunos talleres y encuentros literarios y muchas veces me gusta empezar con algún ejercicio que sirva para calentar la mano. Pueden ser 5 minutos de escritura libre en la que los participantes escriben todo lo que se les viene a la cabeza y dejan fluir las ideas.

Sin duda que lo que escriban no va a terminar siendo algo que van a publicar, pero predispone al cerebro a pensar en lo que hay que escribir y la cabeza se conecta con la mano. A partir de ahí, ya están en modo literario y será más fácil olvidarse de la rutina y concentrarse en escribir.

La perfección es enemiga de lo bueno

Creer que solo es válido un diseño, un texto o cualquier proyecto cuando es perfecto hace que te paralices por miedo a no alcanzar esa perfección, entonces nunca concretas el proyecto. Y no hacer nada es peor que hacer algo bueno.

Entonces, si tienes una idea trabaja sobre ella y termina el proyecto con un producto tan bueno como puedas. Después vendrán etapas en las que podrás mejorar tantas veces como quieras lo que ya hiciste. Es mejor realizar pequeñas mejoras continuamente que intentar alcanzar la perfección en el primer intento. Recuerda que siempre los primeros borradores son malos.

Salir de la zona de confort

Para romper un bloqueo creativo hay que salir de la zona de confort. Esto puede sonar algo trillado, pero resulta y no es tan difícil, puedes hacerlo con pequeños cambios. Por ejemplo, prueba ir de tu casa al trabajo por un camino diferente o desayuna algo distinto o en un bar nuevo; si no tienes una oficina fija donde trabajar, aprovecha para no trabajar todos los días en el mismo sitio; cambia la música que escuchas a la hora de crear.

La creatividad necesita estímulos, y los pequeños cambios pueden proveerte de esa motivación y de esas ideas que estás necesitando. Te recomiendo que leas este artículo en el que te explicamos cómo crear tu propia rutina creativa.

Busca disparadores de ideas

Cuando sientes que ya inventaste todas las historias que podías escribir o dibujaste todo lo que podías crear con tu imaginación, puedes buscar inspiración en las ideas de otros.

Un disparador puede ser una película o el libro de tu autor favorito. Pero también existen páginas de Internet y hasta perfiles de Instagram que sugieren ideas random que puedes usar como disparadores. También hay libros con ejercicios de escritura y de creatividad que pueden servirte para esas épocas donde el bloqueo te abruma.

Cambia de hábitos

La falta de actividad física, el estrés y la mala alimentación atentan contra nuestra capacidad creativa. Hacer ejercicios activa ciertas zonas del cerebro y produce hormonas que nos ayudan a cuidar nuestro cerebro y a mantenerlo activo. Incluso salir a dar un breve paseo puede ayudarte a desbloquearte, así que si no aparece esa idea que estás esperando, sal y camina un poco, tal vez cuando vuelvas la máquina creativa estará en marcha.

El estrés y el agotamiento mental nos impiden pensar más allá de los problemas rutinarios, por lo que dificultan la tarea de crear algo nuevo.

En este artículo puedes leer más sobre los hábitos que te ayudan a ser un profesional exitoso.

Olvídate de seguir esperando las musas, la creatividad se debe desarrollar y cuando te sientas bloqueado, sigue algunos de los consejos que te damos y usa alguna de estas herramientas. Recuerda que fue Picasso quien dijo: «La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando«.

Nicolas Bonder

Graduado en Administración en la Universidad Nacional de Córdoba en el año 2008. Después de haber trabajado en distintas industrias y distintos puestos decidió convertirse en viajero y trabajar como escritor freelance. Publicó crónicas en el Diario Hoy día Córdoba y en la revista Brando. Además, hace años tiene su propio blog de viajes y ha publicado libros de cuentos. Hace un par de años volvió a cambiar el rumbo y comenzó a estudiar programación. Lo hace de forma autodidacta, aprovechando los cursos online que ofrecen diferentes plataformas. Nicolás ve en el desarrollo web una muy buena carrera para usar toda su creatividad, hacer cosas nuevas y ayudar a los clientes desde un punto de vista diferente. Se especializó en programación Front End. Actualmente trabaja con JavaScript, React.js y Redux.

Deja un comentario