Ventajas y desventajas de ser asistente virtual

Ventajas y desventajas de ser asistente virtual

¿Estás pensando en trabajar como asistente virtual? ¡Es una gran idea! Este es un trabajo que cada día tiene más demanda y que tiene muy buenas condiciones para quienes quieren tener un trabajo remoto. Pero no existe el trabajo perfecto. En este post te cuento cuáles son las ventajas y desventajas de ser asistente virtual.

Ventajas de ser asistente virtual

Veamos primero lo bueno de ser asistente virtual.

1. Desde casa o desde cualquier parte

Una de las grandes ventajas de ser asistente virtual es que puedes trabajar desde cualquier parte del mundo. Claro, es virtual, así que no necesitas ir a una oficina todos los días ni estar en la misma ciudad que tu cliente.

Y normalmente, tampoco deberás cumplir un horario fijo. Salvo que trabajes para alguien que te pida que tengas disponibilidad en los mismos horarios que él, podrás manejar tus tiempos. Muchos trabajan por objetivo o por tareas, así que mientras puedas cumplir con lo que te encargan, no tendrás problemas.

Esto significa que no perderás horas en el tráfico, ni necesitarás comprar ropa para trabajar. Podrás vestirte como se te antoje y pasarás más tiempo con tu familia.

Te recomiendo leer este post en el que te contamos qué es y qué hace un asistente ejecutivo.

2. Libertad para decidir

Es tu negocio, así que son tus decisiones. Cuántas horas por día le dedicas, para qué clientes trabajar, cuál es tu objetivo, qué servicios ofreces y a qué precio. Todas estas cuestiones se convierten en decisiones tuyas, nadie podrá decirte que tienes que trabajar más o que deberías ofrecer algo que no desees. ¿Un cliente no te gusta? No te hagas problemas, apenas cumplas con la tarea que te asignó, le agradeces y te vas.

Cuando empieces a trabajar descubrirás cuáles son las tareas que más solicitan los clientes y cuáles so las que más te gustan. Allí podrás jugar y ver si quieres capacitarte y ofrecer las más demandadas o si te enfocas y te especializas en las que te gustan y eres bueno.

3. Potencial de la profesión

Si hablamos de ventajas y desventajas de ser asistente virtual, tenemos que mencionar el enorme potencial que tiene esta profesión. En muchos países hispanos es todavía una profesión nueva, por lo que brinda una gran oportunidad de crecer. En muchos lugares puedes llegar a ser un pionero y si eres bueno, serás un referente.

Todavía hay espacio para la innovación y para crear nuevas formas de trabajo. Cuanto más crezca la demanda, mejores serán los ingresos de los asistentes virtuales, especialmente de aquellos que ya tengan experiencias y puedan demostrar resultados.

4. Potencial para tu bolsillo

En cuanto a tus ingresos, el límite lo encontrarás tú. En un principio, cuanto más trabajes, más puedes ganar. Pero claro, la idea es que no tengas que trabajar cientos de horas para poder vivir. Lo que tienes que buscar es conseguir clientes que estén dispuestos a pagar bien por tareas en las que eres bueno. Si lo logras, tendrás buenos ingresos trabajando menos horas que trabajando como empleado.

Cuando tengas experiencia en el trabajo podrás reducir la cantidad de tiempo que te lleva hacer cada cosa y serás más eficiente, por lo que podrás ganar lo mismo, o más, trabajando la misma cantidad de horas.

5. Baja inversión inicial

No necesitas hacer grandes inversiones para abrir tu propio negocio de asistente virtual. Así que entre las ventajas y desventajas de ser asistente virtual, la inversión necesaria es una ventaja.

Probablemente estés leyendo esto desde lo que será tu principal herramienta de trabajo. Lo único que necesitas es un teléfono celular o una computadora. Después, dependiendo qué tipo de servicios quieras ofrecer, puede que necesites conseguir algún software, como aplicaciones para agendar las publicaciones en las redes sociales, pero para la mayoría de las necesidades existen aplicaciones gratuitas que cumplen muy bien su servicio.

Entonces, para empezar solo necesitas un dispositivo móvil e internet. Enfócate en conseguir clientes y cuando crezcas verás si necesitas invertir en algo más que te ayude a hacer de forma más eficiente tu trabajo.

Desventajas de ser asistente virtual

Desventajas de ser asistente virtual

No todo es color de rosa, así que veamos cuáles son los aspectos negativos de ser asistente virtual.

1. Necesitas tu lugar

Si analizamos las ventajas y desventajas de ser asistente virtual, trabajar desde casa puede estar de los dos lados. So es cierto que está bueno no tener que ir todos los días a una oficina, pero trabajar en tu casa implica tener el doble de disciplina y concentración. Para muchas personas que tienen hijos pequeños es complicado que los chicos entiendan que aunque están en casa, están trabajando y que no deben interrumpirlos.

Claro, no todo es culpa de la familia. Estar en casa nos hace estar más relajados que si estuviéramos en una oficina con el jefe, entonces es más fácil distraerte con el televisor, el teléfono o perder tiempo cocinando o yendo a hacer las compras. Ser asistente virtual y trabajar de forma remota requiere de autocontrol para regular la cantidad de horas que trabajas, las pausas que tomas y para cumplir los objetivos que tienes establecidos.

Si sufres este problema, la solución puede ser trabajar desde un espacio de coworking, tendrás un costo extra, pero ganarás en tranquilidad. Si no hay salas de coworking en tu ciudad, busca un café o un bar tranquilo, o habla con un amigo para ver si puedes trabajar desde su casa. Alguna solución encontrarás.

2. La autoexigencia

Como no tienes horarios fijos, si no te cuidas terminarás teniendo días laborales eternos. Te sentirás obligado a terminar todas las tareas lo antes posible y seguirás trabajando más allá de las horas que querías. ¡Eso está mal! Recuerda que elegiste este trabajo por la libertad que te daba, así que no seas tu propio explotador, regula cuánto trabajas por día.

Si no te alcanza el tiempo, no es cuestión de exigirte más, busca la forma de trabajar de forma más eficiente. Evita las distracciones, ponte prioridades. Y si a pesar de eso, sigues trabajando más de lo que te gustaría, aprende a decir que no. Cuando un cliente te pida demasiado o si ya estás muy ocupado y aparece un nuevo cliente, no te sientas culpable rechazando las nuevas ofertas.

3. Tu propio jefe, tu propio contador, tu propio todo

Sí, es linda la idea de ser tu propio jefe, pero lo que nadie te cuenta de ser emprendedor es que al inicio deberás encargarte de todo. ¿Qué quiere decir esto? Que tendrás que encargarte de desarrollar tu plan de negocio, averiguar sobre impuestos, diseñar las publicidades, hacer trámites, pagar las cuentas, cobrar a los clientes, entre otros.

Trabajar en el desarrollo, la ejecución y el control del negocio lleva tiempo, y puede que al comienzo del emprendimiento te sientas saturado por tener que hacer tantas cosas a la vez. Es normal en cualquier emprendimiento. Una vez que tengas todo organizado la carga de tareas extras disminuye y cuando creces puedes contratar a alguien que se ocupe de las tareas que no te gustan o de las que más desconoces.

4. Beneficios laborales

Al analizar las ventajas y desventajas de ser asistente virtual, nos damos cuenta que no tienes los beneficios extras que tienes cuando eres empleado. Es decir, si te tomas días de vacaciones o si te enfermas, no trabajas; y si no trabajas, no estás produciendo dinero.

Además, tendrás costos que no tienes si eres empleado, como pagar un contador, seguro médico e impuestos.

5. Un comienzo duro

Como en cualquier emprendimiento, los primeros meses pueden ser duros. Son los meses en los que tienes que esforzarte para conseguir los primeros clientes, afianzar la relación con ellos y buscar más. Tal vez necesites tener un colchón financiero que te permita estar tranquilo hasta que el volumen de ingresos sea suficiente para poder vivir de tu trabajo de asistente virtual.

Esos ahorros de los que debes disponer también deberían alcanzarte para poder hacer publicidad de tu negocio, lo que puede facilitar la llegada de los primeros clientes.

6. Aislamiento

Al igual que otros trabajos remotos, como trabajas desde casa y probablemente no tengas compañeros, puede que te sientas solo haciendo el trabajo. Si eres una persona que necesita estar rodeado de gente para sentirse bien y valoras la camaradería como algo importante dentro de un trabajo, esto puede ser un problema.

Puedes limitar la sensación de soledad integrándote a grupos virtuales de colegas. Pero seguirán siendo contactos virtuales, para cambiar eso podrías trabajar desde oficinas compartidas o espacios de coworking, donde interactuarías con personas de distintas profesiones, lo que puede ser muy interesante y hasta podrías encontrar oportunidades laborales.

Descubre cuáles son los 6 tipos de asistentes virtuales más demandados.

Nicolas Bonder

Graduado en Administración en la Universidad Nacional de Córdoba en el año 2008. Después de haber trabajado en distintas industrias y distintos puestos decidió convertirse en viajero y trabajar como escritor freelance. Publicó crónicas en el Diario Hoy día Córdoba y en la revista Brando. Además, hace años tiene su propio blog de viajes y ha publicado libros de cuentos. Hace un par de años volvió a cambiar el rumbo y comenzó a estudiar programación. Lo hace de forma autodidacta, aprovechando los cursos online que ofrecen diferentes plataformas. Nicolás ve en el desarrollo web una muy buena carrera para usar toda su creatividad, hacer cosas nuevas y ayudar a los clientes desde un punto de vista diferente. Se especializó en programación Front End. Actualmente trabaja con JavaScript, React.js y Redux.

Deja un comentario